Las aguas superficiales europeas no alcanzan el buen estado ecológico


El informe, “Las aguas europeas – Evaluación del estado y las presiones”, publicado esta semana por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), recoge la situación de 104.000 ríos, 19.000 lagos, y 4.000 masas de agua de transición y costeras notificada por los Estados miembros de acuerdo con la Directiva Marco del Agua (DMA) y los planes hidrológicos de cuenca (PHC). Fuente: AEMA – Traducción de iAgua

Los autores concluyen que las masas de agua están mejorando, pero no lo suficientemente rápido para cumplir con los objetivos establecidos por la DMA. De hecho, sólo en el 52% de las masas de agua se prevé alcanzar un buen estado ecológico para 2015, de acuerdo con los planes presentados por los Estados miembros.

Jacqueline McGlade, Directora Ejecutiva de la AEMA, afirma:

“las aguas europeas han mejorado mucho en las últimas dos décadas, ya que la legislación ha reducido con éxito muchos tipos de contaminación y ha mejorado el tratamiento de aguas residuales. Pero parece que los Estados miembros de la UE no alcanzarán próximas metas por un amplio margen, por lo que se necesita intensificar con urgencia los esfuerzos para proteger la salud humana y los ecosistemas de los que dependemos “.

Para la clasificación de las aguas superficiales, existen dos categorías diferentes: el estado ecológico y el estado químico. Por su parte, las masas de aguas subterráneas se clasifican en función de su estado químico y su estado cuantitativo. Para que una masa de agua esté en un buen estado general, ambos estados deben alcanzar al menos el nivel de bueno.

Más de la mitad de las masas de agua superficial en Europa han sido clasificadas por debajo de un buen estado ecológico o estado potencial, de acuerdo con los últimos datos que muestran esta información hasta el año 2009.

Muchas masas de agua europeas siguen estando contaminadas por exceso de nutrientes, principalmente de fertilizantes, señala el informe. Cuando los fertilizantes se filtran desde las tierras de cultivo al medio acuático, se puede dar lugar a la eutrofización, un proceso que se caracteriza por el crecimiento de especies vegetales y de algas nocivas, el agotamiento del oxígeno y la consiguiente pérdida de la vida en el agua. La contaminación difusa de la agricultura es una importante presión en más del 40% de los ríos y aguas costeras europeos, y en un tercio de los lagos y las aguas de transición.

El Estado ecológico también incluye consideraciones de “hidromorfología’, el grado en que ha sido alterada la forma de los cuerpos de agua y el flujo natural del río. Represas y dragados alteran los hábitats y dañan los ecosistemas. Las presiones hidromorfológicas, resultantes en alteración de hábitats, son las más comunes en las masas de agua, afectando a alrededor del 40% de los ríos y masas de agua de transición y al 30% de los lagos. El informe aboga por la “re-naturalización” de muchas masas de agua para restaurar sus características naturales, tales como la continuidad natural de los ríos.

El Estado químico se refiere a los niveles de metales pesados y otras sustancias nocivas. Mientras que el 10% de las masas de agua superficiales de Europa se encuentran en mal estado químico, no hay datos disponibles sobre este estado para un 40% de las mismas. Las masas de aguas subterráneas se encuentran en peor condición: aproximadamente un 25% tiene un mal estado químico.

Dieciséis Estados miembros presentan más del 10% de las masas de agua subterránea en mal estado químico. Esta cifra supera el 50% en Luxemburgo, la República Checa, Bélgica (Flandes) y Malta.

En general, las concentraciones de los contaminantes del agua están disminuyendo en muchas cuencas. Por ejemplo, si los niveles de amonio y fósforo continúan bajando al ritmo actual, alcanzarán los niveles que cumplan un buen estado en 2015 y 2027 respectivamente. Los nitratos también caen, aunque la presencia de este contaminante seguirá siendo demasiado alta durante varias décadas a la actual tasa de disminución, según el informe.

Los retos de la gestión de cuencas hidrográficas son numerosos y diversos, según el informe. Los planes hidrológicos de cuenca presentados por los Estados miembros distinguen entre diferentes tipos de presiones que enfrentan las cuencas de los ríos. Sin embargo, incluyen menos detalles sobre cómo serán afrontadas estas presiones y sobre si las medidas seleccionadas contribuirán al logro de los objetivos medioambientales en 2015.

Para mantener y mejorar las funciones esenciales de nuestros ecosistemas acuáticos, éstos deben ser mejor gestionados, afirma el informe. Esto sólo puede suceder si se adopta un enfoque integrado, como se introdujo en la legislación de aguas de la DMA y afines. Todos los sectores de la cuenca hidrográfica deben aplicar plenamente la DMA para reducir las presiones sobre las masas de agua, garantizando que todos los usuarios se comprometen a que las masas de agua alcancen un buen estado.

El informe se ha publicado coincidiendo con el lanzamiento de iniciativa ‘Blueprint para salvaguardar los recursos hídricos de Europa” de la Comisión Europea, destinada a mejorar la aplicación de la legislación de aguas vigente y mostrar las oportunidades de mejoras en las políticas ulteriores.

Descargar:  European waters – assessment of status and pressures.pdf [28.6 MB]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s