CaixaBank y Agbar controlan el agua valenciana


La adquisición por parte de CaixaBank del Banco de Valencia (por el módico precio de 1 euro), trae cola. Además de las consecuencias financieras, donde no vamos a entrar, esta operación tiene efectos en algo infinitamente más importante: el control del agua valenciana y nacional.

Agbar es la ganadora del "monopoly de las aguas"

Agbar es la ganadora del “monopoly de las aguas”

La venta del Banco de Valencia y de sus activos ha cambiado radicalmente el panorama de la gestión del agua en España. Gracias a esta histórica compra CaixaBank, que ya controlaba el 25% de Aguas de Barcelona (Agbar), ha tomado posesión del 49% de Aguas de Valencia, por el módico precio de 1 euro. Una jugada maestra con la que el banco catalán gana este partido de monopoly de las aguas.

Si digo CaixaBank digo Agbar

Agbar es por un 25% de CaixaBank y por un 70% de la multinacional francesa Suez Enviroment. El hecho que ahora CaixaBank posea también el 50% de Aguas de Valencia deja el sector de las aguas como un juego de tira y afloja, reforzando el monopolio catalán en un sector vital como el de las aguas.Por un lado Agbar no puede acceder al consejo de administración de la sociedad valenciana, pues los estatutos de la sociedad impiden que ninguna acción sea llevada a cabo sin el consentimiento de Eugenio Calabuig; por otro lado, los valencianos se quedan cada vez con menor parte del pastel. Es evidente que los colonizadores franco-catalanes ya han tomado toda la costa ibérica.

¿Qué significa esto para Aguas de Valencia?

Dependiendo de las negociaciones y decisiones que se tomen en estos próximos días, hay tres opciones:

  1. Si Agbar consigue entrar en el consejo y tener poder de decisión real, supondría ceder a un ya gigante del agua como es Suez más control sobre los recursos hídricos españoles y favorecer así el colonialismo del agua.
  2. Si Agval conserva su poder dentro de Aguas de Valencia, la valencianía de esta quedaría intacta y en manos de una sociedad íntegramente valenciana. Rita Barberá, alcaldesa de Valencia, ha pujado por esta opción y ha demostrado su desacuerdo hacia el control francés de las aguas españolas.
  3. Si ninguno de los dos cede y continúan así, quienes vamos a sufrir seremos los ciudadanos.

¿Cuál parece ser la única solución posible?

Un pacto que dé estabilidad a Aguas de Valencia y obligue a todas las partes a ceder. Es impensable que CaixaBank acepte que Agbar siga fuera del consejo de Aguas de Valencia y es inconcebible que Barberá renuncie a un fuerte protagonismo valenciano en la compañía.

Sin embargo, los que más sufrirán las consecuencias seremos los ciudadanos: impotentes ante un proceso de colonización de las aguas que, hasta el momento, parece imparable.

– SÍGUENOS EN FACEBOOK

Anuncios

4 pensamientos en “CaixaBank y Agbar controlan el agua valenciana

  1. Pingback: CaixaBank y Agbar controlan el agua valenciana

  2. Pingback: Los cuentos que nos cuenta Agbar | Colonialismo del Agua

  3. Pingback: Resumen comunicaciones Asamblea Popular Villa Vallecas 18 enero 2013 | Asamblea Popular Arganzuela | Toma los barrios

  4. Pingback: La guerra de acoso y derribo de AGBAR | Colonialismo del Agua

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s