¿Qué se puede hacer para proteger el derecho humano al agua?


En lugar de aceptar las falsas soluciones que proponen las políticas neoliberales, un enfoque basado en los derechos –y no en los mercados– pone de relieve la obligación fundamental de todos los Estados de respetar, proteger y hacer efectivo el derecho humano al agua. Gracias a una memorable resolución adoptada por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU el 30 de septiembre de 2010 y unos meses más tarde, en julio de 2010, por la Asamblea General de la ONU, este derecho al agua no es solo un deber moral, sino uno derecho humano jurídicamente vinculante y de obligado cumplimiento. Esto también incluye la obligación extraterritorial de los Estados a garantizar que sus propios ciudadanos y terceras partes, como compañías privadas, no violen el derecho al agua en otros países en cuanto a la disponibilidad, la accesibilidad y la calidad del agua.

agua_derecho_humano

El reconocimiento del derecho al agua debería conformar la base para regular los acuerdos de tierras y aguas. Es muy urgente, por ejemplo, registrar todos los usuarios de agua y las formas de gestión del recurso. Mientras que las políticas de agua neoliberales persiguen destruir “la pluralidad de los derechos de agua, las identidades del agua y los modos de gestión” para poder sustituirlos por una lógica de mercado uniforme, un enfoque basado en derechos debe comenzar por visibilizar estos derechos, identidades y modos como un primer paso para luchar contra los acaparamientos.Para proteger el derecho al agua, los Estados pueden adoptar varias medidas. Por ejemplo, cualquier negociación que implique derechos de agua en un acuerdo sobre tierras debe estar abierta a examen público y contemplar la debida consulta con las comunidades afectadas, definidas en su sentido más amplio en función de los estudios de impacto social y ambiental. Los Estados, además, siempre deberían dar prioridad a las necesidades de agua de los usuarios locales por encima de las reclamadas por los inversores externos.

Por otro lado, se debería establecer una distinción fundamental entre el agua como un recurso vital y un bien público (asociado con la satisfacción de necesidades básicas), algo que no es negociable y se debe garantizar por encima de todo, y el agua como un insumo para la producción de bienes, sobre lo que se deben aplicar controles y restricciones legítimos.

No se puede permitir, por ejemplo, que se otorguen derechos de agua a la agroindustria cuando estos afectan a las necesidades de pequeños campesinos y campesinas que se dedican a la agricultura de subsistencia o a la producción (precaria) de alimentos para venderlos en mercados locales. Los Estados pueden dar mayor poder a estos pequeños campesinos reconociendo los modelos tradicionales de gestión del agua, y permitiendo a los usuarios tradicionales crear asociaciones colectivas y solicitar permisos de agua. Cuando alguien considera que su derecho al agua se está viendo denegado o violado, debería tener la posibilidad de reclamarlo y de exigir una reparación ante un tribunal. El derecho al agua es, en última instancia, una cuestión de gobernanza que debe ser regulada por los Estados.

Fuente: tni.org

– SÍGUENOS EN FACEBOOK

Anuncios

5 pensamientos en “¿Qué se puede hacer para proteger el derecho humano al agua?

  1. Los gobiernos no sé que pueden hacer. Por nuestra parte ducharnos la mitad, lavar menos la ropa y ponerla simplemente a ventilar. Usar para la higiene personal productos que permitan reutilizar el agua en la agricultura que practicamos cerca nuestra vivienda y sobre todo dejar de creer en los milagros del cielo

    • Decir que los Gobiernos no pueden hacer nada significa ignorar la importancia del marco legal que regula la gestión del agua en cada estado.

      No sé si te he malinterpetado yo Daniel, pero además de lo que dices tu, el Estado sí que tiene una responsabilidad ENORME en la gestión del agua. Es suficiente ver como en cada país exista una regulación diferente con problemas distintos.

      Pensar que sea solo una cuestion de ahorro personal y que la Ley no juegue ningun papel es pura ingenuidad. Y lo digo, te lo aseguro, con todo el respecto.

      Un abrazote

      • Simplemente he expuesto alguna cosilla que se puede hacer independientemente de que el estado asienta al dictado de un ciudadano cualquiera. Lo primero mentalizarse cada uno de que el agua ni sobra ni falta. Hay la que cae y a partir de esa cantidad hay que repartirla. Y podría continuar proponiendo el menor consumo de carne y mayor de vegetales. Antes que los ganaderos digan que sus granjas están secas. De grupos de presión de este tipo dependen las regulaciones y al final somos nosotros quienes les metemos presión a quienes presionan.

        saludos y encantado

  2. Pingback: Todo lo que tienes que saber sobre el acaparamiento mundial de aguas | Colonialismo del Agua

  3. Pingback: El peligro del acaparamiento mundial de aguas #SemanaRenovable | Jornadas 100% Renovable 100% Sostenible

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s