El agua está en todas partes, hasta en nuestros teléfonos móviles.


Cada vez más personas, organizaciones y administraciones se implican en el ahorro y la conservación del agua. Las nuevas tecnologías  son la última herramienta que utilizan para comunicar sobre el agua, en este caso, con una aplicación para móviles que trata de difundir un mensaje claro: la importancia capital que el agua tiene. La aplicación se llama Waterdate, y es un juego sobre agua en colaboración con UNICEF que busca dos cosas: por un lado concienciar sobre lo que está pasando en el África Subsahariana en relación con el agua y, por otro, conseguir que la gente interactúe y lo comparta lo más posible para ayudar a que mil familias del África subsahariana puedan disponer de acceso al agua potable, al menos, durante un mes.

Waterdate

El juego cuenta la historia de Maji, una niña africana que, como las niñas de verdad, recorre cada día muchos km para recoger apenas unos litros de agua limpia. Sigue leyendo

Anuncios

¿Cómo se abordan las demandas de acceso al agua?


ETHIOPIA FLOWERS

Uno de los principales problemas que plantea el acaparamiento de aguas es cómo se deberían mediar las demandas encontradas sobre el acceso al agua y el uso de esta. Se trata de una cuestión jurídica, política y, en última instancia, moral. Desde una perspectiva jurídica, existe un complejo conjunto de leyes nacionales e internacionales que regulan la asignación de aguas. Uno de los problemas de la actual oleada de acaparamientos es que los inversores están apuntando a países donde no existe una legislación nacional sobre los derechos de agua, o bien donde dicha legislación está poco definida o mal aplicada. Sin la debida regulación y aplicación, se corre el peligro de que sea el poder el que determine los resultados. Teniendo en cuenta que el poder de negociación de las comunidades locales es casi siempre menor que el de los inversores extranjeros –quienes a veces gozan también del favor del gobierno–, son estas comunidades las que tienen más que perder.

Flower power: el caso de la región etíope de Oromia

Las comunidades campesinas de la región de Oromia, en Etiopía, llevaban generaciones gestionando el agua de manera colectiva, basándose en una serie de reglas y principios tradicionales que concedían especial importancia al uso compartido, la conservación y la rendición de cuentas mediante encuentros regulares. Los distintos grupos de campesinos recolectaban las tarifas, que se usaban para reparar el canal, pagar a los guardas y para cubrir los costes administrativos. Sigue leyendo

Las consecuencias del acaparamiento de aguas


La reclamación de los recursos locales de agua por parte de los inversores externos suele justificarse en nombre del desarrollo.

La idea es que garantizar unas reservas suficientes de agua para el buen funcionamiento de los proyectos comerciales ayudará a generar empleo, impulsar la productividad agrícola, contribuir a la creación de nuevas infraestructuras y abrir nuevas entradas de ingreso para el gobierno. Si estos proyectos se gestionaran de manera sostenible e incluyeran procesos de consulta adecuados con las comunidades afectadas, puede que algunos de estos beneficios, en efecto, se materializaran. Sigue leyendo