32 municipios y 1.230.515 habitantes en contra de la privatización de Aigües Ter Llobregat


En nuestro país hay muchos ejemplos de colonialismo y uno de los últimos y más conocidos es el proceso de Aguas Ter Llobregat, en Cataluña, donde reportará beneficios multimillonarios a la compañía que obtenga la concesión durante los próximos 50 años. Además en Barcelona tienen una gestión del agua monopolizada por una sola empresa, AGBAR, propiedad de la francesa SUEZ y de La Caixa, que opera ilegalmente en buena parte del Área Metropolitana de Barcelona, ​​y que está inmersa en numerosos escándalos y, cómo no, pugna por hacerse también con Aguas Ter-Llobregat. Sigue leyendo

El negocio del suministro del agua


El descontrol del déficit de las administraciones públicas por el desplome de ingresos y el alza de la deuda acelera el plan de privatizaciones de servicios esenciales, como el de abastecimiento de agua potable. [Fuente: José Luis Zaragozá | Levante-EMV.com]

En menos de dos décadas el sector del abastecimiento y depuración de aguas de España ha dado un giro copernicano al decidir la mayor parte de los ayuntamientos privatizar total o parcialmente este servicio público. El boyante negocio hídrico mueve una facturación algo superior a los 5.000 millones de euros anuales cuya propiedad permanece ahora concentrada en pocas manos, ya que las ventas están repartidas mayoritariamente en tres grandes grupos empresariales: Aguas de Barcelona (Agbar) „en manos de la multinacional francesa Suez Environnement, FCC y el Canal de Isabel II. Este trío abastece una población algo superior a los veinte millones de habitantes.

En un segundo plano, aunque a mucha distancia del resto de operadores, se sitúan compañías dominantes en algunas autonomías. Ahí entran firmas como Aguas de Valencia (AVSA) o Facsa, hegemónicas en Valencia y Castelló, respectivamente, así como Acciona, en Canarias. Cuatro de cada diez ciudadanos españoles son abastecidos de agua a través de corporación públicas, algo más de un tercio por empresas privadas, el 13 % por sociedades mixtas y solamente el 8 %, directamente a través de las propias corporaciones locales, es decir los ayuntamientos. Sigue leyendo