Las consecuencias del acaparamiento de aguas


La reclamación de los recursos locales de agua por parte de los inversores externos suele justificarse en nombre del desarrollo.

La idea es que garantizar unas reservas suficientes de agua para el buen funcionamiento de los proyectos comerciales ayudará a generar empleo, impulsar la productividad agrícola, contribuir a la creación de nuevas infraestructuras y abrir nuevas entradas de ingreso para el gobierno. Si estos proyectos se gestionaran de manera sostenible e incluyeran procesos de consulta adecuados con las comunidades afectadas, puede que algunos de estos beneficios, en efecto, se materializaran. Sigue leyendo

Anuncios

Explotación de aguas y tierras


Las causas del acaparamiento de aguas son parecidas a las del ‘acaparamiento de tierras’, el fenómeno por el que inversores adquieren o arriendan grandes extensiones de terrenos, con impactos socio-económicos y medioambientales negativos. El control de la tierra por parte de un determinado inversor suele ir acompañado del correspondiente control sobre los recursos de agua de dicha tierra. De hecho, el acceso al agua podría ser incluso el elemento más valioso del acuerdo. Más aún si se tiene en cuenta que los gobiernos anfitriones intentan atraer a los inversores ofreciéndoles concesiones con respecto al uso del agua.

En Malí y en Sudán, por ejemplo, se ha otorgado a los inversores un acceso ilimitado al agua, de forma que puedan usar toda la que necesiten. Algunos inversores internacionales acuerdan construir infraestructuras de agua a cambio de la adquisición o el arrendamiento de tierras. El gobierno libio, por ejemplo, construyó un canal de riego a cambio de 100.000 hectáreas de tierras en Malí. Sigue leyendo

Las aguas superficiales europeas no alcanzan el buen estado ecológico


El informe, “Las aguas europeas – Evaluación del estado y las presiones”, publicado esta semana por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), recoge la situación de 104.000 ríos, 19.000 lagos, y 4.000 masas de agua de transición y costeras notificada por los Estados miembros de acuerdo con la Directiva Marco del Agua (DMA) y los planes hidrológicos de cuenca (PHC). Fuente: AEMA – Traducción de iAgua

Los autores concluyen que las masas de agua están mejorando, pero no lo suficientemente rápido para cumplir con los objetivos establecidos por la DMA. De hecho, sólo en el 52% de las masas de agua se prevé alcanzar un buen estado ecológico para 2015, de acuerdo con los planes presentados por los Estados miembros. Sigue leyendo

La sobreexplotación del agua agravó el terremoto de Lorca


La sobreexplotación del acuífero subterráneo para el regadío empeoró los efectos del terremoto de Lorca.

En ecología es frecuente la alusión a “la tragedia de los comunes”. Descrito en 1968 por el ecólogo Garrett Hardin en la revista Science, el dilema describe la situación en la que un grupo de personas movido por el interés personal esquilma un recurso compartido y limitado, algo que finalmente les perjudica a cada uno de ellos.

La teoría sirve para recursos naturales limitados, como la pesca, un lago o pastos comunales. En España se ha aplicado con frecuencia a acuíferos. Desde Daimiel al Levante, son pocas las zonas áridas que han conseguido explotar de forma sostenible el agua subterránea. Al dilema se le acaba de añadir un inesperado epílogo, ya que los científicos creen que la sobreexplotación del acuífero del Guadalentín empeoró los efectos del terremoto de Lorca de mayo de 2011.

Un estudio publicado en la revista científica Nature geoscience concluye que el seísmo, que dejó nueve muertos y destruyó barrios enteros de la ciudad, estuvo influido por la extracción excesiva de agua para riego desde el acuífero del Guadalentín. El estudio, en el que participan científicos españoles, relaciona por primera vez el hundimiento del terreno por la pérdida del acuífero con las características el seísmo. Sigue leyendo