CaixaBank y Agbar controlan el agua valenciana


La adquisición por parte de CaixaBank del Banco de Valencia (por el módico precio de 1 euro), trae cola. Además de las consecuencias financieras, donde no vamos a entrar, esta operación tiene efectos en algo infinitamente más importante: el control del agua valenciana y nacional.

Agbar es la ganadora del "monopoly de las aguas"

Agbar es la ganadora del “monopoly de las aguas”

La venta del Banco de Valencia y de sus activos ha cambiado radicalmente el panorama de la gestión del agua en España. Gracias a esta histórica compra CaixaBank, que ya controlaba el 25% de Aguas de Barcelona (Agbar), ha tomado posesión del 49% de Aguas de Valencia, por el módico precio de 1 euro. Una jugada maestra con la que el banco catalán gana este partido de monopoly de las aguas.

Si digo CaixaBank digo Agbar

Agbar es por un 25% de CaixaBank y por un 70% de la multinacional francesa Suez Enviroment. El hecho que ahora CaixaBank posea también el 50% de Aguas de Valencia deja el sector de las aguas como un juego de tira y afloja, reforzando el monopolio catalán en un sector vital como el de las aguas. Sigue leyendo

AGBAR despide a 120 trabajadores en Valencia


En estos tiempos angustiosos de incertidumbre y confusión no hay manera peor de despertar que abrir el periódico y leer noticias como esta: AGBAR, la más grande multinacional de gestión del agua de España, va a despedir 120 personas en Valencia.

No hay luz al final del tunel

No hay luz al final del tunel

El grupo de Ángel Simón plantea 120 despidos en Aigües de Cullera, Aigües de Paterna y Aquagest Levante. El Sindicato denuncia la presión a la que está sometiendo a la plantilla y que la dirección se ha negado a negociar. Según Comisiones Obreras, el comportamiento de AGBAR “atenta contra los derechos de información establecidos en el Estatuto de los Trabajadores“. Cabe destacar que la empresa sigue teniendo pingües beneficios, a pesar de la crisis. Sigue leyendo

La sobreexplotación del agua agravó el terremoto de Lorca


La sobreexplotación del acuífero subterráneo para el regadío empeoró los efectos del terremoto de Lorca.

En ecología es frecuente la alusión a “la tragedia de los comunes”. Descrito en 1968 por el ecólogo Garrett Hardin en la revista Science, el dilema describe la situación en la que un grupo de personas movido por el interés personal esquilma un recurso compartido y limitado, algo que finalmente les perjudica a cada uno de ellos.

La teoría sirve para recursos naturales limitados, como la pesca, un lago o pastos comunales. En España se ha aplicado con frecuencia a acuíferos. Desde Daimiel al Levante, son pocas las zonas áridas que han conseguido explotar de forma sostenible el agua subterránea. Al dilema se le acaba de añadir un inesperado epílogo, ya que los científicos creen que la sobreexplotación del acuífero del Guadalentín empeoró los efectos del terremoto de Lorca de mayo de 2011.

Un estudio publicado en la revista científica Nature geoscience concluye que el seísmo, que dejó nueve muertos y destruyó barrios enteros de la ciudad, estuvo influido por la extracción excesiva de agua para riego desde el acuífero del Guadalentín. El estudio, en el que participan científicos españoles, relaciona por primera vez el hundimiento del terreno por la pérdida del acuífero con las características el seísmo. Sigue leyendo

Suez, los franceses a la conquista del agua española


El grupo Agbar (Aguas de Barcelona) tiene previsto recortar 120 puestos de trabajo en la Comunitat Valenciana, lo que supone el 10% de la plantilla de dicha corporación empresarial en esta dirección territorial, donde controla la mayor parte del negocio hídrico en la provincia de Alicante a través de varias filiales, sobre todo de Aquagest. La compañía, líder en España y controlada por la multinacional francesa Suez Environnement – a la sazón propietaria del 33% de Aguas de Valencia (AVSA) – continúa un plan de reorganización tras el iniciado en su delegación de Cataluña, donde viene aplicando un programa de bajas incentivas, pre jubilaciones y recortes de plantilla que reducirán su personal en 196 personas hasta el año 2014. Sigue leyendo

Finalmente será Aguas de Valencia la que gestionará el suministro de Valencia


La mesa de contratación de la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi) aprobó ayer la adjudicación del contrato del suministro del agua en alta de la ciudad de Valencia y su área metropolitana a la empresa Aguas de Valencia, descartando así la oferta presentada por la otra aspirante, Aguas de Barcelona (Agbar).

Dos cajas con la oferta de Avsa y una para Agbar

Dos cajas con la oferta de Avsa y una para Agbar

La firma catalana dispone ahora de un plazo de dos días hábiles, es decir, hasta el martes, para presentar alegaciones. Una decisión que harán efectiva pues fuentes de Agbar confirmaron que se va a recurrir la decisión de la mesa de contratación por la que Aguas de Valencia obtiene un contrato de gestión durante 50 años por un importe de 2.500 millones.

La propuesta presentada por Aguas de Valencia obtuvo 84 puntos en el proceso de valoración mientras que Agbar consiguió 65,60 puntos. El sistema de gestión, el mantenimiento, explotación y conservación de las instalaciones y equipos, el plan de obras e inversiones o el plan medioambiental son algunos de los criterios de adjudicación recogidos en el pliego. Sigue leyendo

El negocio del suministro del agua


El descontrol del déficit de las administraciones públicas por el desplome de ingresos y el alza de la deuda acelera el plan de privatizaciones de servicios esenciales, como el de abastecimiento de agua potable. [Fuente: José Luis Zaragozá | Levante-EMV.com]

En menos de dos décadas el sector del abastecimiento y depuración de aguas de España ha dado un giro copernicano al decidir la mayor parte de los ayuntamientos privatizar total o parcialmente este servicio público. El boyante negocio hídrico mueve una facturación algo superior a los 5.000 millones de euros anuales cuya propiedad permanece ahora concentrada en pocas manos, ya que las ventas están repartidas mayoritariamente en tres grandes grupos empresariales: Aguas de Barcelona (Agbar) „en manos de la multinacional francesa Suez Environnement, FCC y el Canal de Isabel II. Este trío abastece una población algo superior a los veinte millones de habitantes.

En un segundo plano, aunque a mucha distancia del resto de operadores, se sitúan compañías dominantes en algunas autonomías. Ahí entran firmas como Aguas de Valencia (AVSA) o Facsa, hegemónicas en Valencia y Castelló, respectivamente, así como Acciona, en Canarias. Cuatro de cada diez ciudadanos españoles son abastecidos de agua a través de corporación públicas, algo más de un tercio por empresas privadas, el 13 % por sociedades mixtas y solamente el 8 %, directamente a través de las propias corporaciones locales, es decir los ayuntamientos. Sigue leyendo